Congreso se apoyará en investigaciones de las universidades del país

Congreso se apoyará en investigaciones de las universidades del país

Gracias a un acuerdo suscrito entre el Centro de Estudios Legislativos (Cael) y Colciencias, los resultados de las investigaciones realizadas en los centros académicos de educación superior podrán ser empleados por senadores y congresistas.

“La esencia de esta nueva alianza es tender un puente entre las diversas investigaciones que realizan las instituciones académicas, con el fin de que sirvan como insumos de trabajo para la rama legislativa en su ejercicio de normatividad y control político”, destaca Giovanni Francisco Niño, coordinador del Cael.

Concebida como una plataforma tecnológica a través de la cual las instituciones académicas puedan suscribir convenios de cooperación, la alianza permitirá que los diversos grupos de investigación acreditados ante Colciencias puedan presentar informes técnicos respecto a los proyectos de ley que se encuentren en trámite.

Después de establecer el vínculo, los congresistas podrán solicitar ampliación de la información suministrada por medio de un proceso que busca ser lo más práctico posible, en el sentido de que los informes sean muy concretos –entre 1.000 y 1.200 palabras– y estén respaldados por investigaciones en las que prevalezcan la rigurosidad y la excelencia académica.

Se espera además que los investigadores puedan conocer más de cerca los aspectos relacionados con el trámite legislativo y el proceso para la formulación de las leyes.

La U.N., protagonista

A comienzos de 2016, el Cael y la mesa directiva del Congreso –en cabeza del senador Luis Fernando Velasco– suscribieron un convenio con la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) a partir del cual se designó a la Vicerrectoría de Investigación para que comisionara a un grupo de ingenieros de sistemas que le dieran soporte a la plataforma del Sistema de Información Científica de Apoyo a la Labor Legislativa (Sical).

La idea es establecer una relación más fluida entre las instituciones académicas y el Congreso, en la que además estén vinculados de manera permanente los 17 centros de Pensamiento y grupos de investigación con que cuenta la U.N. a la fecha.

En tal sentido, el director Nacional de Extensión, Innovación y Propiedad Intelectual de la U.N., profesor Pablo Abril, manifestó su satisfacción al constatar que el trabajo desarrollado en el ámbito académico podrá ser una herramienta eficaz en las decisiones que adopte el Congreso, en la medida en que se trata de una normatividad que tendrá efectos en toda la sociedad.

El proceso de implementación de la plataforma contará con la colaboración del International Republican Institute, organismo con una tradición de cerca de un siglo en este tipo de programas junto al Congreso de los Estados Unidos, el cual comparte información con otros 20 países además de Colombia.

“Lo que hemos hecho durante los últimos ocho meses es trabajar de manera conjunta con el Cael para compartir el trabajo que vienen realizando investigadores independientes para el Congreso estadounidense”, explica Scott Clement, uno de los oficiales de la organización.

Para garantizar la independencia de la información suministrada, los fondos recibidos del Congreso provienen de un fondo común que se asigna cada año para evitar cualquier alteración en la información suministrada por los investigadores.