El programa Sola es una apuesta por el emprendimiento

El programa Sola es una apuesta por el emprendimiento

El conocimiento complejo generado a diario en las aulas universitarias puede transformarse en productos y servicios con alto impacto en la solución de problemas y retos de las sociedades. Tal certeza mueve los esfuerzos del proyecto Sola, iniciativa internacional cofinanciada por el programa Erasmus+ de la Unión Europea, cuyo comité directivo se reunió en EAFIT y en la Universidad de Antioquia.

Con el objetivo de mejorar las capacidades de las universidades para acelerar emprendimientos de alto impacto, Sola (Spin-Off Lean Acceleration) reúne los esfuerzos de estas dos instituciones locales con las experiencias de la Universidad Autónoma de Madrid (España), la Universidad de Santiago de Compostela (España), la Universidad de Oporto (Portugal), la Universidad de la Calabria (Italia), la Universidad Estatal de Campinas (Brasil), Universidad de Sao Paulo (Brasil) y la consultora europea Devalar, con el apoyo del Banco Santander y el liderazgo de RedEmprendia.

Entre el 26 y el 28 de abril se reunieron representantes de estas entidades para poner en común el trabajo desarrollado durante año y medio, y cerrar los contenidos del primer módulo formativo a utilizar: lean canvas y redefinición estratégica. Este, y los módulos futuros, están dirigidos a mejorar las competencias del personal técnico de incubadoras y centros de apoyo al emprendimiento en universidades de Europa y América Latina.

Sobre los cuatro ejes estratégicos a los que atiende Sola —lean canvas, finanzas, propiedad intelectual e internacionalización— Alfredo Bermúdez de Castro, director de Operaciones de RedEmprendia, resaltó que "todos abordan áreas críticas de conocimiento en el desarrollo de cualquier spin off universitaria. Formar a los técnicos de las universidades para trasladar el conocimiento a los emprendedores es introducir un vector de competitividad para asegurar mayores probabilidades de éxito".

Ese éxito redunda en emprendimientos de alto impacto, cuya característica principal, en palabras del directivo, es poder mostrar crecimiento exponencial, sostenible y socialmente responsable, es decir, proveer productos y servicios a los ciudadanos logrando una influencia positiva sobre su calidad de vida.