Rectores, ¿aislados por el Mineducación?

Rectores, ¿aislados por el Mineducación?

El 4 de septiembre, el Consejo Nacional de Rectores (organización que congrega a 84 instituciones de educación superior públicas y privadas) citó a una reunión extraordinaria para evaluar las decisiones que frente a su sector viene tomado la ministra de Educación, Gina Parody, y que tienen inconforme al gremio.

Para los representantes del Consejo, entre quienes se encuentran los rectores de la Asociación Colombiana de Universidades (Ascún), Parody viene tomando decisiones sin tener en cuenta la postura de los directivos de las instituciones, llevando a cabo reformas “apresuradas” que, desde el punto de vista de los rectores, deberían suplir procesos amplios de deliberación, pues marcarán el futuro del modelo educativo colombiano.

“Sabemos que el sistema requiere transformaciones y por eso durante años los rectores de las universidades hemos demostrado la disposición de aportar a ese cambio. Ocurrió con las manifestaciones estudiantiles de 2012, donde apoyamos la construcción de una nueva ley de educación superior, y en 2013 también tuvimos un papel activo avalando la propuesta que el Sistema Universitario Estatal (SUE) le presentó al Gobierno para avanzar hacia una reforma estructural. Pero ahora estamos relegados del debate”, dice Carlos Hernando Forero, director ejecutivo de Ascún.

Forero explica que el Ministerio invita a los rectores a reuniones para informarlos sobre decisiones ya tomadas, “apuntan algunas recomendaciones, pero no son reformas que se estén desarrollando en conjunto. Las políticas públicas educativas no pueden construirse a espaldas y sin la participación activa de sus actores”, asegura el director de Ascún.

El recién aprobado Sistema de Educación Terciaria (SNET) y la presentación del nuevo Modelo de Indicadores de Desempeño de la Educación (MIDE), han sido algunas de las últimas transformaciones que han generado polémica en el gremio.

“Sobre el SNET, cabe la pregunta de si el hecho de haberlo creado en un Plan Nacional de Desarrollo lo convierte en una política de Estado. Dado que se trata de una reforma estructural y de largo plazo, se abren muchos interrogantes frente al fundamento constitucional de transformar el sistema educativo por vía gubernativa, sin escuchar o consultar a sus actores”, se lee en el documento que recoge las impresiones el Consejo de Rectores. Además, los directivos creen que implantar en seis meses un sistema que en los países desarrollados ha sido una construcción de muchísimos años, es dar pasos peligrosos y apresurados.

Para este gremio de directivos, la construcción del MIDE (que originó un listado donde se clasifica a las universidades según su desempeño, ubicando a las U. de los Andes, la U. Nacional y la U. del Rosario como las mejores) se realizó sin la participación de las instituciones y resultó ser un “instrumento incompleto y con serias deficiencias conceptuales y metodológicas” que, según Ascún, terminó afectando la imagen de varias universidades al presentar valoraciones negativas que no correspondían a la realidad.

“Además, el peligro de los ránquines es que crean un imaginario sobre un único modelo de universidad: el de la mejor, y envían un mensaje de que todas deben parecerse a esa. Pero en educación es una visión equivocada. No es tarea de un ministerio presentar ránquines, porque este tipo de mediciones desconocen la pluralidad de modelos académicos que se ofrecen en el país”, dice el director de Ascún.

En respuesta, el Ministerio asegura que el MIDE sí es producto de “unaconstrucción colectiva”, desarrollada en diversas fases. La propuesta inicial validada por el Ministerio fue socializadaen debates con expertos en educación, entidades y organismos estatales como el Icfes, Icetex y Colciencias. “Además hubo encuentros de socialización con los rectores, incluyendo a Ascun, en cinco ciudades y participaron cerca de 100 representantes”,respondieron funcionarios del Ministerio a El Espectador. “Producto de este proceso de socialización se recibieron todos los comentarios de los cuales se incluyeron aquellos donde se disponía información objetiva”, precisó el Mineducación.

En su momento la ministra Parody defendió su propuesta del MIDE diciendo que estos modelos no “reemplazan los sistemas de aseguramiento de la calidad, sino que son una radiografía del estado actual de la educación en un contexto y un momento determinados”. El Ministerio cree que la herramienta facilitará “la búsqueda y elección de los interesados en ingresar a la educación superior”, explicó Parody.

Más allá de los reclamos por lo que consideran una reforma educativa “fragmentada”, el gremio de rectores asegura que seguirá dispuesto a trabajar con el Ministerio en la construcción de un modelo que involucre de manera participativa a todos los actores e interesados.

VER NOTICIA