Siete de cada diez estudiantes en Bogotá han practicado sexting, advierte informe

Siete de cada diez estudiantes en Bogotá han practicado sexting, advierte informe
Campus, 13 de marzo de 2017. Según las autoridades, las denuncias por ‘sexting’ en Bogotá se han incrementado un 20%, exponiendo a niños y adolescentes a los peligros de la pornografía infantil. Así lo afirma Juan Camilo Díaz, profesor del Instituto de La Familia de la Universidad de La Sabana, que además advierte que el 72% de los adultos bogotanos, de acuerdo a Datexto, no están familiarizados con esta actividad.   
 
Otro dato que preocupa es el acceso sin control que tienen los niños a Internet y el riesgo al que están expuestos por el uso y la manipulación a temprana edad que hacen de celulares y tabletas. 
 
Según un reciente estudio del Ministerio de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, “Uso y apropiación de las TIC en Colombia”, el 77% de los adolescentes entre los 12 y 17 años cuenta con un teléfono propio con plan de voz y de datos; el 97% de estos equipos son suministrados por los padres de familia, pero solo el 34% supervisa las páginas que visita el joven cuando navega. “Es decir, un 66% de los padres desconoce los sitios que visitan los menores y las conversaciones que tienen con desconocidos, a través de las diferentes redes sociales que frecuentan”, asegura Díaz. 
 
Tal vez –explica el experto–, “esa falta de tiempo, de acompañamiento o de interés, en algunos casos, lleve a que actividades como el ‘sexting’ estén de moda entre los adolescentes.
 
“El asunto no radica solamente en ‘sextear’, hay que tener en cuenta que quienes lo hacen se convierten en presa fácil de amigos y compañeros, incluso de delincuentes quienes pueden llegar a utilizar las imágenes para burlarse, ofender o extorsionar. No hay que olvidar que nada es privado cien por ciento en Internet”, afirma.
 
Las víctimas de sexting
 
Adalid Corp, una compañía que trabaja temas de Seguridad de la Información, indica que actualmente se presentan más de 80 casos cuyas víctimas son menores de edad. Entonces, ¿el sexting es delito? Lo que sucede es que para la legislación colombiana son delitos de pedofilia o sexuales cualquier fotografía o video de un menor de edad que se comparta en la red sin consentimiento del autor inicial.
 
“Existe una delgada línea entre el ‘sexting’ y la pornografía infantil. Además, hay que tener en cuenta que la ley 1581 del 2012 sobre protección de datos personales dice que todo archivo que tenga que ver con la vida sexual e íntima de una persona está protegido por la ley. Si esa información se comparte sin ningún consentimiento del autor puede dar hasta 12 años de cárcel”, explica Díaz.
 
¿De dónde el gusto por esta práctica?
 
Un reciente informe de Unicef, afirma que los adolescentes se sienten más cómodos compartiendo información íntima en Internet que personalmente; además, lo pueden hacer para ser aceptados, “amados”, o simplemente para llamar la atención. El coqueteo, la impulsividad, le presión social, la intimidación, e incluso la venganza, son factores que aumentan el riesgo de su práctica.
 
Otro estudio llamado “Internet & American Life Project del Pew Research Center”, sostiene que los jóvenes podrían tomar las imágenes de ‘sexting’ como un sustituto de las relaciones sexuales, al tiempo que se están usando como una especie de moneda emocional, que necesitan pagar para mantener una relación.
 
¿Cómo evitar ser víctima de sexting?
 
No se trata de negar o restringir al máximo el acceso a Internet y el uso de plataformas digitales a los jóvenes. Es importante entender que este es el entorno natural en el cual nacen y se desarrollan.
 
Consejos para tener en cuenta: 
 
1. No sea un productor inocente de ‘sexting’. Si capturo una fotografía erótica y se la envío a alguien, ya sea por el celular o por el PC, pierdo inmediatamente el control sobre dónde podrá acabar algún día esta imagen.
 
2. No comparta fotos o videos íntimos. No debo entrar en el juego. Hay que recordar que estoy jugando con la reputación de otra persona, además de las consecuencias legales que esto puede traerme.
 
3. No incite esta práctica. Evite solicitarle, incluso a su pareja, que le envíe fotos y videos que puedan comprometer su intimidad. Nunca se sabe quién puede acceder luego a esa información.
 
4. Tenga amor propio y dígale NO al chantaje. Respeto por la intimidad y privacidad, cuidado del cuerpo y autoestima, entre otros, son blindajes para no caer en el chantaje emocional ni ser moneda emocional de nadie.
 
5. Educación. La sexualidad humana es hermosa, especialmente cuando se maneja con respeto, responsabilidad y prudencia. Los padres de familia debemos tomar acciones, pasar tiempo con los hijos, hablar de estos temas, ser claros. Si no es así, otros lo harán con quién sabe qué intenciones.