Universidad de Santander adelanta estudios en suelos contaminados con metales pesados

Universidad de Santander adelanta estudios en suelos contaminados con metales pesados

La estudiante de noveno semestre del Programa de Microbiología Industrial de la Universidad de Santander hace parte del grupo de investigación MICROBIOTA, dirigido por la investigadora de la UDES, Beatriz E. Guerra, donde adelantan estudios en suelos cacaoteros de la región de San Vicente de Chucuri, actualmente impactados con metales pesados a través de alternativas biológicas.

Los estudios han demostrado que los hongos micorrizicos se encuentran en un 90% de las raíces de plantas superiores y de interés agrícola; estos hongos junto con otros organismos del suelo secretan una proteína llamada “Glomalina”, quien tiene la capacidad de atrapar metales pesados, constituyéndose en una estrategia natural y biológica para la limpieza de los suelos.

Durante el proceso de investigación, el grupo de Biotecnología MICROBIOTA, ha logrado aislar esta proteína y viene trabajando en la investigación y evaluación de la misma, analizando su potencial para limpiar metales pesados de cultivos de interés económico para la región como el Cacao. Esta glicoproteína, colabora en la estabilización de los suelos y contribuye a la inmovilización de los metales pesados, donde configura la estructura necesaria para retener agua y previene el escape de carbono del suelo a la atmosfera, aportando a la mitigación del cambio climático, puesto que utiliza el CO2 para su crecimiento.

“El objetivo del proyecto es utilizar los recursos naturales para bioremediar los suelos impactados además de la Glomalina, utilizar plantas nativas para el proceso de fitoremediación de metales pesados, utilizando la Heliconia. La idea es desarrollar estrategias naturales para captar los metales pesados que se encuentran en los suelos y aumentar la estabilidad de los mismos, con el fin de mejorar la capacidad de transporte de nutrientes de las plantas, lo cual ayudará en su crecimiento y logrará aislar metales pesados como el Cadmio”, comentó Puentes Figueroa.

Los metales pesados como el Cadmio, presentan biomagnificación pasando por la cadena alimenticia, donde una vez absorbido se bioacumula y se concentra en el hígado, riñones, y en el tracto gastrointestinal. Sus efectos varían desde problemas con los riñones, anemia, crecimiento retardado, anormalidades del desarrollo, de comportamiento y su consecuencia más seria, es el cáncer. Se piensa que el Cadmio, también es el causante de enfisemas pulmonares, enfermedades de los huesos (osteomalcia y osteoporosis) y otros problemas tales como anemia, decoloración de los dientes y pérdida del sentido del olfato (anosmia).

Finalmente, los resultados preliminares han demostrado que tanto las proteínas naturales como la Glomalina y las plantas, son capaces de acumular en sus tejidos el metal pesado hasta en un 80% del contenido original de los suelos.