Año Gerardo Molina inicia con homenaje de la UNAL a su legado

Año Gerardo Molina inicia con homenaje de la UNAL a su legado

El académico y político Gerardo Molina Ramírez fue conocido como un liberal visionario que generó importantes avances en instituciones como la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) y la Universidad Libre, de las que fue rector. La UNAL inició la conmemoración de los 30 años de su fallecimiento.

Nacido en 1906, en Gómez Plata (Antioquia), el académico, intelectual y político fue conocido como un liberal que abogaba por la justicia social y que promovió importantes causas tanto en el ámbito político como en el académico.

Entre 1944 y 1948, como rector de la UNAL, fue gestor del área de Bienestar Universitario, un proyecto con el que jóvenes de escasos recursos tendrían apoyo para estudiar carreras profesionales. Además favoreció la creación de nuevas carreras y estaba convencido de que la Universidad debía estar conectada con todo el país, de ahí que la UNAL cuente hoy con 9 sedes en Colombia.

A través de una ceremonia virtual, académicos, amigos y familiares recordaron sus ideales, luchas, anécdotas y logros, además de sus discursos y ensayos, que tres décadas después mantienen su vigencia y siguen despertando admiración.

El Molina universitario
Durante la apertura del homenaje, la profesora Dolly Montoya Castaño, rectora de la UNAL, afirmó que “la vida universitaria siempre fue su vocación y pasión; su meta era hacer lo mejor de la academia, las ideas y la ciencia para prestarle un servicio a la sociedad”.

También destacó su postura de defensa de la UNAL y la búsqueda constante por modernizarla y actualizarla. El maestro Molina también estaba convencido de que la Institución debía preparar a profesionales con gran calidad y con una conciencia de servicio público para transformar al país.

Al respecto la profesora pensionada Clara Helena Sánchez, galardonada con la Orden Gerardo Molina, reconoció que “era una persona con un amplísimo criterio y con una conciencia enorme de la autonomía universitaria y de la importancia de la extensión cultural”.

Año Gerardo Molina
El homenaje sirvió como apertura de la conmemoración de lo que será el “Año Gerardo Molina” en la UNAL, que contará con una amplia y diversa programación.
El profesor José Ismael Peña, director Nacional de Extensión, Innovación y Propiedad Intelectual, enfatizó en que “el objetivo es que las nuevas generaciones conozcan el legado político y académico de Gerardo Molina”.

Los hijos del intelectual han donado su archivo personal a la UNAL, que será la encargada de administrarlo y ponerlo a disposición de investigadores y académicos del país. Así mismo se gestiona la donación de su biblioteca personal.

De igual manera, en agosto se empezará la Cátedra Gerardo Molina, que se ofrecerá en las sedes de nivel nacional de la UNAL y se abrirán cupos para estudiantes de otras instituciones de educación superior.

Así mismo, el doctor en Filosofía Gustavo Silva Carrero, director de Editorial de la UNAL, anunció que se reeditarán varias de sus obras conocidas y algunos textos inéditos. Las ediciones estarán disponibles en línea y en papel. Es el caso de la colección Obras Escogidas de la Rectoría de la UNAL: Brevario de ideas políticas y Las ideas liberales en Colombia.

Durante el homenaje al maestro Molina también se escucharon las voces de los exrectores de la UNAL Víctor Manuel Moncayo, Ignacio Mantilla y Guillermo Páramo; los profesores Martha Bravo y Rodrigo Uprimny, galardonados con la Orden Gerardo Molina; el profesor Jaime Forigua, rector del Instituto Educativo Distrital Gerardo Molina en Bogotá; y Jorge Adrián Pérez Atehortúa, alcalde de Gómez Plata (Antioquia).

Por su parte, Carlos y Juan Patricio Molina Ochoa compartieron con los asistentes algunas anécdotas de su padre, que reflejaron la personalidad del maestro Molina en lo cotidiano de su núcleo familiar.

Resacatado por: Noticias UNAL
Mayor Información: >agenciadenoticias.unal.edu.co