COMUNICADO UNAL A LA COMUNIDAD UNIVERSITARIA Y LA OPINIÓN PÚBLICA

COMUNICADO UNAL A LA COMUNIDAD UNIVERSITARIA Y LA OPINIÓN PÚBLICA
Las crisis convergentes en la actual coyuntura del país develan problemas estructurales persistentes con profundas raíces en los modelos históricos de desarrollo social, económico y ambiental, que han demostrado limitaciones para resolver con equidad, justicia y sostenibilidad, las necesidades mínimas de muchos sectores de la población que deben satisfacerse para vivir una vida digna y significativa.
 
Las universidades, el Estado y el conjunto de la sociedad debemos enfrentar las crisis y pasar la página de la violencia acudiendo a los acuerdos colectivos como primer paso ante la incertidumbre. La Constitución Política de 1991, continúa siendo un gran logro de nuestra sociedad, construido desde y gracias al valor de la diferencia, que establece principios fundamentales como la inviolabilidad de la vida, la protección de los derechos humanos, la consolidación de la democracia y la paz y el acceso con equidad a la salud y la educación.
 
Superar este momento de crisis demanda enfrentar estos problemas con soluciones estructurales en las que el conocimiento resulta un aporte fundamental para que avance el diálogo como condición para construir colectivamente.
 
En la Universidad Nacional de Colombia hemos convocado a centros de pensamiento, cátedras nacionales e investigadores de todas las facultades y de las nueve sedes, que han iniciado mesas de trabajo para propiciar espacios de diálogos nacionales que lleven a proponer soluciones de corto, mediano y largo plazo alrededor de los seis temas planteados en la Carta universitaria a la nación colombiana:
 
·               Fortalecimiento de la democracia e implementación plena de la Constitución de 1991.
·               Derecho a la educación y acceso equitativo al conocimiento.
·               Implementación plena de los Acuerdos de Paz como condición de convivencia democrática
·               Pacto fiscal y desarrollo económico y social incluyente.
·               Derecho a la salud y sistema de salud.
·               Estado de Derecho, protesta social y fuerza pública.
 
Adicionalmente la sociedad debe asegurar que los jóvenes, que han sido el motor de la movilización, tengan la oportunidad de desarrollar su proyecto de vida construyendo solidariamente en medio de la diferencia.
Invitamos a todos los sectores a sumarse a esta construcción colectiva.
 
Hoy las universidades debemos ser espacio de encuentro y construcción del diálogo honesto, amplio y propositivo. Con flexibilidad y solidaridad podremos armonizar nuestro quehacer académico con la construcción de propuestas para superar las crisis que como sociedad vivimos.
Defender la vida hoy pasa también por cuidar de cada uno, del otro y de la comunidad, la pandemia no se ha ido y sigue siendo una amenaza. Nuestra responsabilidad colectiva es mantener las universidades vivas, activas, solidarias y sostenibles.
 
Bogotá D.C., mayo 13 de 2021
 
 
DOLLY MONTOYA CASTAÑO
Rectora