Dolly Montoya Castaño, reelegida como rectora de la UNAL

Dolly Montoya Castaño, reelegida como rectora de la UNAL

El Consejo Superior Universitario, reunido hoy en el Centro de Convenciones Cafam La Floresta, eligió con seis votos a la profesora Dolly Montoya Castaño para la Rectoría de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), durante el periodo 2021-2024.

 

La profesora Montoya, química farmacéutica graduada de la UNAL, logró su grado de magíster en Ciencias Biomédicas en la Universidad Nacional Autónoma de México.

En la Universidad Técnica de Múnich, Alemania, realizó su Doctorado en Ciencias, y su pasión por la ciencia, la tecnología y la innovación la llevó a realizar una estancia posdoctoral en Política de Ciencia y Tecnología en la Universidad de Sussex, Inglaterra.

“En cada lugar por el que he pasado he podido ratificar que un país como Colombia, con su potencial cultural y su diversidad natural, puede aprovechar su riqueza si le agrega valor con conocimiento. Desde 1982 he dedicado mi vida científica y docente a la UNAL, gestionando conocimiento para la innovación social y tecnológica que procuren bienestar social y beneficio económico para las regiones del país”, señala la Rectora.

Sus propuestas

La actual rectora formuló la propuesta rectoral 2021-2024 –Proyecto Colectivo para la Formación Integral y el Desarrollo Sostenible de Nación–, que busca seguir cumpliendo la función social de la Universidad, apoyar los esfuerzos por la paz y la reconciliación en el país, contribuir en la lucha contra el cambio climático y lograr que la educación universitaria y el conocimiento sean herramientas para superar la inequidad y la exclusión.

Este proyecto se estructura en 4 grandes ejes:

- Construcción de nación y paz sostenible desde los territorios mediante la consolidación de un Modelo Intersedes que potencie el carácter nacional de la Universidad, la función de cada una de sus sedes en el desarrollo regional y la integración armoniosa entre ellas. La Red de Paz y el Instituto de Liderazgo Público fortalecerán desde todas las sedes el trabajo de la Universidad en la reconstrucción del tejido social y en el bienestar de las comunidades en los territorios.

- Liderazgo académico nacional en un entorno global. Consolidaremos el liderazgo nacional de nuestra Institución desde la promoción de convergencias con las demás instituciones de educación superior, con el Estado, las empresas y las comunidades. La internacionalización de los programas académicos y nuestra apuesta por el Sur ampliarán el liderazgo de la Universidad y su comunidad en la articulación de la región latinoamericana y caribeña.

- Armonización de las funciones misionales para la formación integral de jóvenes como agentes de cambio ético con consciencia social, a partir de un renovado proyecto académico, producto de la evaluación de la Reforma Académica. Tenemos que aunar esfuerzos de investigación interdisciplinarios, intersedes y desde todas las áreas del conocimiento para resolver problemas complejos asociados con la inclusión, la equidad social y de género, la producción de vacunas, el cambio climático y la bioeconomía, entre otros.

- Universidad autónoma y sostenible, basada en principios éticos de probidad, transparencia, eficiencia y legalidad de los procesos administrativos que soportan el desarrollo de las funciones misionales.

Estos ejes estratégicos se acompañan con acciones como el fortalecimiento del sistema de investigación y creación artística; la reconceptualización del bienestar como parte de la formación integral, lo que implica una ampliación de la Política de Equidad de Género e Igualdad de Oportunidades; la expansión del Hospital Universitario Nacional (HUN) y su proyecto académico; la transformación digital como cambio cultural; y la adopción del nuevo modelo de financiación estructural de la educación superior pública, diseñado por la Universidad Nacional, complementado y probado en las 32 universidades estatales, y que deberá ser aprobado por el Congreso de la República.

Liderazgo en la UNAL

En 1987 la profesora Montoya lideró la creación del Instituto de Biotecnología de la Universidad Nacional (IBUN), el primero en su tipo en el país. Desde entonces el Instituto sigue siendo un lugar para el diálogo de las disciplinas y las profesiones, y para el trabajo colectivo de estudiantes de pregrado, maestría y doctorado.

La profesora Montoya ha estado al frente de la Universidad durante los últimos 3 años, un tiempo marcado por diversos escenarios de crisis como movilización estudiantil en 2018, movilización social en 2019, y desde 2020 la pandemia por COVID-19.

“Gracias al compromiso de los rectores, a la comunidad universitaria del SUE y a la gestión realizada durante estos años, hemos reducido el déficit de nómina de 28.553 millones de pesos en 2018 a 4.698 millones de pesos en 2020. Conforme a nuestra Misión y compromisos con la sociedad, la UNAL se ha mantenido viva, activa, solidaria y sostenible”, señala la Rectora Montoya.

Redactado por: Noticias UN