Editorial Ediciones Uninorte lanza 'El Zoológico numérico', guía práctica para repensar la educación matemática en el país

Editorial Ediciones Uninorte lanza 'El Zoológico numérico', guía práctica para repensar la educación matemática en el país

El Zoológico numérico lleva por título una de las más recientes publicaciones de la Editorial Ediciones Uninorte, en alianza con la División de Ciencias Básicas. El libro es una aproximación a un tema fundamental para el desarrollo del pensamiento juvenil: la educación matemática en la formación básica, media y universitaria. Con esta obra, el lector se adentrará en un paisaje mental en el que, en lugar de animales salvajes, aparecen una gran variedad de números con relaciones y vínculos que los transforman. 

Escrito por Carlos Vasco Uribe, matemático colombiano considerado como una de las personas más representativas de la educación matemática en el país, este relato teje historias y teorías numéricas. Cada capítulo se centra en los principales representantes de la fauna de un particular zoológico numérico, con el fin de establecer lecciones que los maestros pueden emplear para mejorar el acompañamiento pedagógico en la enseñanza y el aprendizaje en las instituciones educativas.

“Para la Universidad del Norte es un honor contar con la producción académica del doctor Vasco. El Zoológico numérico nos adentra en una analogía que permite escudriñar un juego de relaciones entre los números, posibilita el pensamiento matemático y rompe con los paradigmas de una ciencia exacta que no está abierta a otras opciones. El libro nos lleva a recorrer la historia de las matemáticas y el pensamiento de importantes conocedores de esta ciencia”, comenta Judith Arteta Vargas, decana de la División de Ciencias Básicas.

Según Carlos Vasco, el objetivo principal de su obra es repensar la educación de las matemáticas desde la didáctica, y está dirigida principalmente a los maestros, padres de familia e investigadores en educación. “El libro es una apropiación de lo que para mí es la experiencia creativa y placentera de la enseñanza, que desmiente la idea de que las matemáticas son difíciles, aburridas y rutinarias. La finalidad es que los maestros experimenten que ellos pueden ser los guías turísticos de este Zoológico”, señala el doctor en Matemáticas de Saint Louis University. 

El ejemplar recoge gran parte de la producción investigativa del autor, que conlleva décadas de trabajo con niños y niñas en el aprendizaje de las matemáticas en Colombia. Vasco ha sido asesor del Ministerio de Educación, coordinó la conocida “Comisión de los Sabios” que lideró importantes reformas educativas en el país, fue profesor emérito de la Universidad Nacional de Colombia y orientador de proyectos de investigación en educación matemática en la Universidad del Valle y Universidad Francisco José de Caldas. Ha escrito y editado aproximadamente 30 libros y más de 100 artículos sobre temas relativos a las matemáticas, la lógica, la pedagogía y la didáctica en revistas científicas nacionales e internacionales. 

“El aporte de este libro a la enseñanza de las matemáticas escolares en el país es que no hay que enseñar matemáticas escolares en el país. Es decir, un maestro no necesita enseñar para que los niños repitan lo que él dice, porque así está impidiendo su aprendizaje. En cambio, si lo guía a través de preguntas, ahí empieza un aprendizaje mutuo mediante un juego de lenguaje, interpretaciones y expresiones. Esas son las maravillas de las matemáticas”, señala Vasco. 

De los consejos para los maestros y algunas cautelas que deben tener en cuenta, el autor resalta la importancia de repensar el modelo de enseñanza actual. “La lección principal del libro es que la mejor manera de enseñar matemáticas es no enseñar, y la mejor manera de convertirse en un buen maestro de matemáticas es ser un aprendiz permanente. Otra lección importante es pensar antes de corregir y no descartar lo que dicen los niños ni tacharlo como error, concepción equivocada o niñerías, porque puede ser más profundo de lo que usted cree. Si un niño dice algo y lo defiende constantemente es porque hay algo ahí que, tanto para el niño como para mí, es un aprendizaje importante”, acota el investigador. 

La decana de la División de Ciencias Básicas trae a colación otra de las lecciones fundamentales del libro. “La primera enseñanza que rescato es que los niños nos pueden dar lecciones de matemáticas si los dejamos expresar y desarrollar su pensamiento. Si aprendemos a escuchar y estudiar lo que dicen, ellos pueden mostrarnos otros mapas de pensamiento matemático que seguramente nos harán entender de mejor manera esta disciplina científica. Aspiramos a que este libro trascienda muchos años de trabajo intelectual y ojalá todos saquemos el espacio para leerlo, dejarnos guiar por su narrativa y detenernos a pensar en las cosas que nos plantea”, concluye Arteta Vargas. 

Redactado por: María Fernanda Salgado - Noticias Uninorte
Mayor información: comunicaciones@uninorte.edu.co