Fitofiltro reduce contaminantes del aire en los hogares

Fitofiltro reduce contaminantes del aire en los hogares

Fitofiltro reduce contaminantes del
aire en los hogares

  El dispositivo utiliza plantas y raíces en sustratos especiales con capacidad de absorber compuestos dañinos para la salud como dióxido de carbono, dióxido de azufre, óxido nitroso y material particulado, presentes en el humo expulsado por el tubo de escape (conocido como exosto) de los carros y que llega a las viviendas impulsado por el viento.  

Para probarlo se utilizaron diferentes plantas como lengua de suegra, crisantemo, anturios, helecho y orégano, las cuales son conocidas por su rápido crecimiento y poca necesidad de luz, lo que las hace aptas para interiores.

El fitofiltro realiza su función mediante un sistema cerrado, con plantas que permiten medir cambios de concentración de los gases nocivos del aire en zonas interiores y los reduce en aproximadamente un 50 %.

La innovación fue desarrollada por investigadores de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Medellín, y su propósito es ofrecer una solución para mitigar este tipo de contaminación.

El sistema, que va conectado a un computador, se compone de un módulo en el que se ubica la planta y se inyecta el gas contaminante; una turbina, encargada de hacer circular el aire por todo el sistema, y una nariz electrónica, dispositivo con seis sensores controlados por un microchip que toma datos sobre gases, los procesa y los envía a un software desarrollado para el equipo.

El zootecnista Julián Arroyabe Jaramillo describe que los suelos orgánicos de las plantaciones se mezclaron con arcilla y los fertilizantes nitrato de amonio y fosfatos en recipientes de 96 onzas. Después se ubicaron los sustratos en estropajos, cuya estructura porosa facilita el contacto entre aire, suelo, raíces y microorganismos presentes.

El paso siguiente fue el experimento, que consistió en inyectarle a la planta 30 centímetros cúbicos de gases tomados del tubo de escape de un carro operado a gasolina, con el motor frío, momento en que la combustión es más nociva.

El programa informático hace los cálculos al analizar la disminución de la concentración inicial de gases en un lapso de 20 minutos; el resultado fue la reducción de hasta el 50 % de la cantidad de los contaminantes, lo que demuestra la efectividad del fitofiltro.

Óptimo descontaminante

El rol que desempeñan las plantas es fundamental, ya que “dejan pasar el aire sucio por la tierra hasta que llegan a las raíces, cuyos microorganismos asociados transforman gases contaminantes en compuestos más simples como hidrógeno, oxígeno y nitrógeno, comunes en el aire”, explica el profesor Juan Carlos Pérez, coordinador del Laboratorio de Microbiología del Suelo de la Facultad de Ciencias de la U.N. Sede Medellín.

El desarrollo del fitofiltro surgió de la idea de ofrecer una alternativa de medición simple de la calidad de aire para los hogares, teniendo en cuenta que en Medellín este se ha alterado principalmente a consecuencia de emisiones de fuentes móviles, aunque la situación se agudiza por estar ubicada en un valle estrecho.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el aire contaminado en interiores es perjudicial, como lo demuestran cifras de 2016 que estiman que cada año se producen 3,8 millones de defunciones prematuras atribuibles a la exposición al aire contaminado en interiores.

El organismo manifiesta que existe un estrecho vínculo entre la exposición a la contaminación atmosférica, la del aire de interiores y las enfermedades cardiovasculares como accidentes cerebrovasculares y cardiopatías isquémicas.

Estética y funcionalidad

Como el fitofiltro se creó para residencias, el espacio que este ocupe es un aspecto fundamental que se debe tener en cuenta, por lo que la mejor opción es un diseño modular.

Así lo manifiesta Carolina Zapata, estudiante de Arquitectura de la Sede Medellín de la U.N., quien creó dos propuestas: una para piso y otra para pared.

A la primera, por ejemplo, se le pueden añadir partes como una biblioteca o un asiento a los que se les pueda integrar el fitofiltro. Esta posibilidad es útil en espacios de los hogares.

El segundo caso sería más acorde con zonas urbanas, ya que un fitofiltro, por ejemplo, se podría construir a partir de módulos que conformen un muro verde.

Lo importante, asegura, es “mezclar estética, funcionalidad y suplir la mayor necesidad que es limpiar el aire”.

En el proyecto también participaron Daniel Gaviria, estudiante de Ingeniería Agronómica, y Daniel Pineda, de la Maestría en Ciencias – Física.