Investigadores de Uninorte apoyarán a comunidad de Montes de María en el rescate de su memoria histórica

Investigadores de Uninorte apoyarán a comunidad de Montes de María en el rescate de su memoria histórica
Al hablar de los Montes de María, uno de los primeros temas que entra a la conversación es la violencia y las miles de víctimas que ha dejado en este territorio ubicado entre los departamentos de Sucre y Bolívar. Al mismo tiempo, sus habitantes se han resistido a estos embates y han encontrado en la memoria un refugio contra el olvido, con iniciativas como el Museo itinerante de la memoria y la identidad de los Montes de María (MIM) desarrollado por el Colectivo de Comunicaciones Montes de Maria Linea 21 (CCMML21). 
 
Recientemente, el Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH) y el Ministerio de Ciencias revelaron los resultados de una convocatoria en la que un proyecto propuesto por la Universidad del Norte, la Universidad del Atlántico y el Colectivo de Comunicaciones Montes de Maria Linea 21, fue escogido para trabajar conjuntamente con la comunidad montemariana en sus esfuerzos por fortalecer los escenarios de reconstrucción de la memoria, y la construcción de una cultura de paz y convivencia desde el territorio. 
 
Los profesores Carmen Elisa Escobar, Pedro Pablo Serna y Jaime Santamaría, del grupo de investigación Studia del Departamento de Humanidades y Filosofía, y el profesor Camilo Perez del grupo de investigacion PBX del programa de Comunicación Social y Periodismo y coordinador del Laboratorio de Comunicación para la innovación territorial y el cambio social JUI SHIKAZGUAXA, componen el equipo de trabajo desde Uninorte que, junto a investigadores del grupo de investigación Amauta de la Universidad del Atlántico, entre ellos Luz María Lozano, trabajarán de la mano con el Colectivo de Comunicaciones Montes de María Linea 21 en un proyecto de investigación que tendrá una duración de un año y medio.
 
El proyecto fue escogido entre 300 propuestas y es el único de la ciudad de Barranquilla. Lleva por nombre Análisis, organización, sistematización e interpretación de la memoria histórica de las víctimas de la violencia en Los Montes de María, a partir de la experiencia del Museo itinerante de la memoria en los Montes de María (El Mochuelo). 
 
Y es que El Museo Itinerante de la Memoria y la identidad de los Montes de María (MIM), afirma Perez "es un dispositivo estético, audiovisual y performativo que le apuesta a recuperar la palabra y la voz propia  de las comunidades de la región afectadas por el conflicto y sus múltiples violencias,  con el objetivo de hacer de la memoria un camino para el reencuentro, la superación del miedo, y la construcción de paz desde el territorio".  
 
Los investigadores señalaron que el proyecto es la reunión de intereses de varias partes, que se cristalizaron a través de la convocatoria. En primera instancia, expresaron que una de las máximas de Uninorte como institución es acercarse a las regiones. Los Montes de María son específicamente de interés puesto que es un lugar a pocos kilómetros de grandes capitales como Barranquilla y Cartagena, que fue el escenario para más de 270 masacres y miles de desplazamientos masivos 
 
“Hay una obligación como investigadores de ver hacia esa otra parte del Caribe que ha sido olvidada. Una región con biodiversidad extraordinaria, con cultura muy particular y olvidada por la desidia de los gobernantes e instituciones”, dijo Santamaría. 
En segunda instancia, y teniendo en cuenta el momento de incertidumbre que vive el país, es importante acompañar y fortalecer procesos comunitarios de construcción de paz que se vienen implementando desde los territorios.
 
Los docentes Jaime Santamaria del Departamento de Filosofía y Camilo Pérez, del Departamento de Comunicación, ya tenían una relación previa con el colectivo de comunicaciones Montes de Maria Linea 21, con quienes venían acompañando varios proyectos, entre ellos el "Festival Audiovisual de los Montes de María", la consolidación de la "Alianza Caribe de la Comunicación Comunitaria" (de la cual hacen parte tanto la universidad del norte, como el CCMML21), y  la virtualización del MIM a través de videos 360 desarrollados por el Laboratorio de Comunicación Jui Shikazguaxa de la Universidad del Norte. 
 
Cabe resaltar que el CCMML21 viene trabajando hace muchos años en un proceso sistemático para la recuperación de la memoria de la región, que le ha llevado a consolidar un amplio archivo audiovisual, a la vez que va empoderando a sus comunidades a través de la construcción de la "red de narradores y narradoras de la memoria" de los Montes de María y el "Museo Itinerante de la Memoria" (MIM) que, entre otras cosas, recoge testimonios de las víctimas de 16 municipios de la región. 
 
“Nos pareció que había algo ahí que le habla, no solo a los Montes de Maria, sino a toda una región y país; y que merece visibilidad y acercamiento desde la lupa académica e investigativa que puede tener una universidad como las del Norte y Atlántico”, expresó Escobar. 
 
Serna manifestó que el objetivo es analizar, revisar y sistematizar la información que desde el colectivo de comunicaciones de Montes de María se ha venido recogiendo a lo largo de más de 20 años de trabajo. En este sentido, trabajarán, a partir del 2021, en colaboración con el CCMML21, quienes también hacen parte del equipo de investigación.
 
De hecho este proyecto de investigación, afirma Pérez, "se construye desde una perspectiva colaborativa, no solo porque incluye académicos de varias universidades, sino porque se trabaja de la mano con el colectivo de comunicaciones de montes de María desde el diseño mismo del proyecto, generando  desde un principio un espacio para el diálogo de saberes entre la academia y las comunidades"
 
Con este proyecto esperan llegar a cada uno de los rincones de la región, apuntándole a una variada oferta de productos que incluye cartillas, un libro, videos y una página web. Otro de los resultados a los que le apuntan con este proyecto es crear una experiencia virtual del museo Itinerante que le permita a más personas acceder y reconocer una de las experiencias por la recuperación de la memoria y la construcción de paz más significativas de la región Caribe. 
 
El proyecto debe estar finalizado en 2022. No obstante, los investigadores afirmaron que la idea es que este sea un primer momento del cual se desprendan más iniciativas.