PRESENCIA Y AMENAZAS DEL CÓNDOR ANDINO EN LA CORDILLERA ORIENTAL SERÁN ESTUDIADAS EN LA UIS, GRACIAS A BECA ‘COLOMBIA BIODIVERSA’

PRESENCIA Y AMENAZAS DEL CÓNDOR ANDINO EN LA CORDILLERA ORIENTAL SERÁN ESTUDIADAS EN LA UIS, GRACIAS A BECA ‘COLOMBIA BIODIVERSA’
Con un proyecto de investigación que busca estudiar las amenazas del Cóndor Andino (Vultur gryphus) y su presencia potencial en la región norte de la cordillera oriental colombiana, la bióloga y estudiante de maestría de la Universidad Industrial de Santander, María Alejandra Parrado Vargas, resultó ganadora de la beca ‘Colombia Biodiversa’ otorgada por la Fundación Alejandro Ángel Escobar.
 
Según María Alejandra Parrado son más de seis años los que lleva trabajando en su interés por el Cóndor Andino y su presencia en la región santandereana, pero principalmente en las posibles amenazas que afectan la supervivencia de sus poblaciones en estas áreas. “Aunque se han realizado esfuerzos de conservación para la especie desde hace 30 años en el país, muchos aspectos básicos de su ecología, necesarios para optimizar la inversión de recursos humanos y económicos que redunden en su conservación, son todavía desconocidos”.
 
Con el apoyo de esta beca, la bióloga y hoy estudiante de maestría de la UIS, espera acceder a diferentes zonas en la cordilla oriental colombiana  para evaluar las amenazas que determinan las áreas de mayor riesgo para la conservación de la especie en la cordillera oriental colombiana a diferentes escalas, trabajando de la mano con las comunidades rurales y sus percepciones, realizando análisis de ecología de movimiento por medio del seguimiento satelital y ubicando estaciones experimentales en donde a través de cámaras trampa podrán estudiar y analizar con que otras especies pueden tener competencia por alimento.
 
Además de ser considerado como un emblema nacional, el Cóndor Andino es vital para la misma conservación de la biodiversidad colombiana. “El cóndor presta servicios ecológicos de regulación, como la limpieza y reciclaje de animales muertos en alta montaña, disminuyendo la presencia de patógenos y enfermedades que afectan a otros animales, adicionalmente presta servicios culturales y de turismo por ser el ave voladora terrestre más grande del mundo y por ser relevante para diferentes comunidades andinas. Sin embargo, pese a todo esto se encuentra en categoría de vulnerable a nivel mundial y en Colombia como una especie en Peligro Crítico de extinción”.
 
Para la bióloga, estas amenazas pueden estar asociadas con la pérdida de hábitat, modificación del paisaje, competencia por alimento con otras especies de carroñeros obligados y facultativos, y principalmente por el conflicto cóndor-humano que en muchas ocasiones ha llevado a la persecución, la cacería y el envenenamiento. “Una de las situaciones que hemos encontrado es que estos conflictos están asociados con el manejo extensivo del ganado en las zonas de alta montaña. Las comunidades dejan a sus ovejas y vacas en grandes extensiones de páramo y el cóndor aprovecha los animales viejos, enfermos o incluso recién nacidos para alimentarse de estos. Es por esta razón que queremos analizar cómo ve la gente al cóndor, si como una amenaza a su economía o por el contrario como un beneficio”.
 
El estudio iniciará a mediados del mes de febrero y se espera para el mes de septiembre estar presentando parte de los resultados del material recolectado durante el viaje que María Alejandra realizará hacia los municipios del Páramo de Almorzadero, Cáchira, Santa Barbara, Cerrito, San Andrés, Málaga, entre otros. La información y los resultados generados a partir de este proyecto podrán ser replicados a escalas nacionales y servirán de insumo básico para la formulación e implementación de estrategias y acciones viables para la conservación de la especie y de otras especies de aves rapaces en el país.
 
María Alejandra destaca que su proceso de investigación ha sido posible gracias al apoyo que la Universidad Industrial de Santander le ha brindado durante el desarrollo de su maestría, a través del PhD Björn Reu, profesor de la Escuela de Biología y director del Laboratorio de Conservación. El proyecto cuenta también con el respaldo del Peregrine Found, organización que conserva aves de presa amenazadas y en peligro de extinción en todo el mundo, y la Sociedad de Ornitología Neotropical con media beca François Vuilleumier.
 
Sobre la beca Colombia Biodiversa
 
El proyecto de la estudiante de maestría en Biología de la UIS resultó ser uno de los cinco ganadores de la convocatoria II – 2020 de Colombia Biodiversa, el fondo liderado por la Fundación Alejandro Ángel Escobar que busca promover la investigación sobre el conocimiento, conservación y uso sostenible de la biodiversidad de Colombia a través del apoyo financiero a tesis de grado y postgrado de estudiantes de ciencias biológicas, sociales o afines.
 
El jurado conformado por los expertos María José Restrepo, James Edward Richardson y Alberto Aparicio de Narváez revisaron las 61 propuestas postuladas en la convocatoria, a partir de criterios como coherencia y estructura de la propuesta, relevancia, entendido como el aporte de los resultados más allá del ámbito científico y calidad de la propuesta. Finalmente fueron seleccionados como ganadoras de becas Colombia Biodiversa 3 propuestas de maestría y 2 propuestas de pregrado.
 
“El Jurado destaca la metodología completa y detallada de la propuesta y como ésta apunta a la generación de nuevo conocimiento relevante para la conservación de esta especie”, mencionó la Fundación Alejandro Ángel Escobar en su comunicado.