UNAL fortalece proceso de paz con trabajo académico en las regiones

UNAL fortalece proceso de paz con trabajo académico en las regiones
Emprendimientos agrícolas, herramientas digitales, formación tanto en ciudadanía y democracia como en ciencia y tecnología, son algunas de las 121 experiencias académicas con las que la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) está aportando al proceso de paz.
“En medio de la desazón que dejan las últimas noticias, este encuentro se convierte en una oportunidad para avivar la esperanza de paz en el país; las experiencias han sido clave en la construcción del tejido social pues la Universidad ha estado comprometida con la paz desde siempre”, afirmó la profesora Dolly Montoya Castaño, rectora de la UNAL, en la apertura del Encuentro Nacional Virtual de Experiencias de Paz UNAL 2020.

“En el plan global de la Universidad se establecieron condiciones para que la comunidad aporte a la transformación del país a través de la gestión de conocimiento y cultura, y contribuya a la consolidación de la paz, la democracia, la inclusión social y el desarrollo integral con enfoque territorial dentro del proyecto general de la nación”, agregó la directiva.

Desde 2006, por ejemplo, en la región del Alto Ariari (Meta) se ha realizado un proceso de capacitación en seguridad alimentaria para la producción sostenible y la organización social, promoviendo la creación de huertas comunitarias. En San José del Guaviare, entre tanto, se ha formado a los habitantes especialmente en conservación y manejo de fauna, para que puedan gestionar turismo de naturaleza, impulsando entradas económicas y apropiación del territorio.

Por otro lado, en municipios de Antioquia, Bolívar y Chocó, las comunidades han encontrado una forma de construir tejido social en la elaboración de prendas de vestir, bordados y otros textiles que exponen y comercializan.

Educación para la paz

Aunque las cifras varían, se aproximan a registrar 1.900 masacres, 8 millones de víctimas, alrededor de 80.000 desaparecidos en décadas de conflicto, y –desde la firma de los acuerdos de paz– más de 150 líderes asesinados que no dan cuenta clara de un antes y un después de la historia colombiana.

“Hay noticias que cotidianamente están invadiendo nuestra vida personal, pero también el quehacer de la academia”, afirmó la profesora Martha Nubia Bello, coordinadora de la Red de Ética, Arte, Cultura, Ciencia, Tecnología e Innovación Social para la Paz (Red Paz) de la UNAL.

En un contexto en el que han nacido y crecido quienes hoy forman parte de las universidades, se reclama el ejercicio del derecho a una educación en paz y por la paz.

“Existe un gran desafío de enseñar los contenidos de la paz, que lleven a entender de dónde venimos y para dónde vamos en esta guerra”, afirmó Leyner Palacios, líder social y secretario General de la Comisión Interétnica de la Verdad de la Región del Pacífico.

En ese sentido, Patricia Linares, presidenta de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), afirmó que “se requiere una educación de calidad para contribuir a la conformación de una sociedad democrática, que como tal conviva en paz, con respeto a la diferencia, en condiciones de igualdad y que rechace la arbitrariedad”.

Trabajo colectivo

El Encuentro Nacional Virtual de Experiencias de Paz UNAL 2020 es muy importante no solo porque forma parte de la ruta emprendida para consolidar la Red Paz de la Institución, sino por la coyuntura del país, en la que la violencia contra los jóvenes los condena a reproducirla o ser sus víctimas, consecuencia también de la ausencia de oportunidades.

“Diseñar la paz no es suficiente, tampoco se hace para la gente, se hace con la gente y en la gente, y es allí donde la participación es fundamental para que sea una fiesta colectiva que abarque a la mayor parte de la sociedad”, afirma el escritor William Ospina.

Red que se teje en la UNAL

La presencia de nueve sedes en los territorios afectados por el conflicto permite que se reconozcan las capacidades de las regiones, promoviendo el conocimiento generado a partir de la articulación entre la academia y los saberes, para construir de manera conjunta alternativas de solución a problemáticas nacionales.

“La Universidad cuenta con más de 3.000 profesores y más de 50.000 estudiantes en todo el país, y existe un reto enorme de cómo garantizar con los procesos formativos que se conviertan en defensores de lo público”, agrega la profesora Bello.

En este encuentro, cada docente, investigador o estudiante participante inscribió su experiencia en alguna de las 7 mesas temáticas: ciencia, tecnología e innovación para la paz; arte, educación y cultura para la paz; salud, buen vivir y calidad de vida para la paz; territorio, medio ambiente, ruralidad y paz; víctimas, tejido social, memoria y paz; implementación del Acuerdo de Paz, y ciudadanía y democracia.

Después del panel de apertura, cada mesa realizará un trabajo de socialización de las experiencias inscritas para promover el intercambio y la construcción de propuestas, estrategias de articulación y líneas de trabajo conjuntas entre experiencias con intereses comunes.

Mayor información a: agencianoticias@unal.edu.co