UNAL SEDE MEDELLÍN ENTREGA 11.000 PROTECTORES FACIALES EN COLOMBIA Y ECUADOR

UNAL SEDE MEDELLÍN ENTREGA 11.000 PROTECTORES FACIALES EN COLOMBIA Y ECUADOR
Estas caretas, cuya elaboración y distribución fue financiada por l’Agence Universitaire de la Francophonie (AUF), servirán como elementos de dotación permanente en los hospitales, en especial aquellos de regiones con bajo índice de desarrollo humano (IDH) y municipios de categoría 3 a 6, ante la emergencia por COVID-19.
La AUF (Agencia Universitaria de la Francofonía) entregó 31.000 euros para este proyecto de Extensión Solidaria ejecutado por la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Medellín en alianza con la Universidad de Antioquia, la Institución Universitaria Pascual Bravo (IUPB) y la Escuela Superior Politécnica del Litoral (ESPOL), de Guayas (Ecuador).
 
Dichos elementos de protección personal (EPP) cumplen con todas las directrices técnicas y de bioseguridad exigidas por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, Centers for Disease Control and Prevention) y la ANSI (American National Standard for Occupational and Educational Eye and Face Protection Devices), de Estados Unidos. 
 
A los 11.000 elementos proporcionados al personal de salud en 76 hospitales de 16 departamentos de Colombia –55 de Antioquia, 3 de territorios ETCR y de una agrupación indígena AICO, y de la provincia de Guayas, en Ecuador– se llegó con la entrega simbólica de 504 protectores faciales en la Sede Clínica León XIII de la IPS Universitaria.
 
Su elaboración y distribución fue financiada por el proyecto “Ruta tecnológica para la masificación de elementos de protección personal de médicos y población vulnerable en Colombia y Ecuador”, de la AUF, el cual fue seleccionado como financiable entre cerca de 2.000 propuestas de 423 universidades de 76 países, siendo una de las 8 propuestas financiadas en las Américas. 
 
El profesor Wilfredo Montealegre, coordinador del Laboratorio de Diseño Mecánico y director del grupo de investigación Diseño y Optimización Aplicada (DOA), propuso en 2020 un prototipo de protectores faciales de uso médico para atender la demanda creciente en el país ante la emergencia por COVID-19.
 
En el proceso se hicieron prototipos con impresión 3D, que se evaluaron con personal de algunos hospitales y se buscaron recursos para industrializar la producción y hacer entrega gratuita y masiva, como parte de la Responsabilidad Social Universitaria ante la pandemia por COVID-19. 
Tanto la UNAL como la U. de Antioquia diseñaron los protectores faciales siguiendo principios de “diseño frugal”, cuyo aspecto diferencial es la optimización de costos, al conseguir un valor de producción 10 veces menor que productos equivalentes del mercado, lo cual permite su masificación. Cada EPP cuesta unos 6.000 pesos, cuando otros equiparables en especificaciones técnicas tienen un valor comercial de 45.000 pesos.
También para optimizar costos, con la Facultad de Ciencias Económicas de la U. de Antioquia se desarrolló una capacidad de producción, en economía de escala, mediante diseño para manufactura, pensando en una producción de más de 100.000 EPP. 
 
Para regiones con mayor contagio
El profesor Montealegre indica que “para seleccionar los sitios y comunidades a los que donarían las caretas se hizo un mapeo del contagio que mostró las regiones con mayores tasas de contagio y más bajo IDH: se cruzó esa información y se hicieron entregas desde Leticia hasta Riohacha, en ciudades como Putumayo, Ibagué y Medellín”. 
 
En la exploración de la mejor ruta tecnológica de producción mediante la valoración de diversas técnicas, la IUPB utilizó impresión 3D mientras la ESPOL usó extrusión de polímeros y UNAL Sede Medellín y la U. de Antioquia emplearon moldeo por inyección.
 
La IUPB fabricó más de 2.000 EPP y los distribuyó en Medellín; la ESPOL más de 4.000 y los distribuyó en la provincia de Guayas (Ecuador), y la UNAL Sede Medellín y la U. de Antioquia distribuyeron más de 5.000 EPP, así: en 23 hospitales de varios departamentos de Colombia y en más de 50 hospitales en Antioquia. También entregaron a comunidades indígenas y Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación (ETCR).