UNAL SEDE MEDELLÍN REALIZA VIGILANCIA GENÓMICA AL COVID-19

UNAL SEDE MEDELLÍN REALIZA VIGILANCIA GENÓMICA AL COVID-19

El Laboratorio Genómico One Health, de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Medellín, le hace seguimiento a las muestras de pacientes infectados con COVID-19 de diferentes ciudades a los que se les selecciona su ácido ribonucleico (RNA), se les realiza análisis completo del virus que portan y lo secuencian para detectar a cuáles cepas pertenece.

 

Esta tarea de One Health forma parte de un convenio con el Instituto Nacional de Salud (INS) para hacer vigilancia genómica en el país junto con otros 13 laboratorios acreditados y seleccionar las muestras para analizar cada semana.

Hasta el momento, según el profesor Juan Pablo Hernández Ortiz, director del Laboratorio, se ha realizado procesos para unos 500 genomas, pero el propósito es secuenciar unos 1.200 cada 10 días.

 

Los procedimientos para la vigilancia genómica en One Health, que tiene  capacidad para secuenciar entre 50 y 120 genomas a la semana, dependerán del número de muestras que reciba. Este procedimiento es fundamental, dado que el virus SARS-CoV-2, que ocasiona la enfermedad de COVID-19, muta constantemente, como se ha reportado en los últimos meses en distintos países.

 

A medida que eso ocurre, explica el profesor Hernández, “nos tenemos que preguntar si nuestra respuesta inmune continúa luego de una infección, si la vacuna que nos estamos poniendo es efectiva y, además, prepararnos por si el virus comienza ciclos de 10, 12 o 18 meses”.

 

En esa medida es importante identificar el tipo y el número de cepas que circulan en Colombia y, de igual manera, vigilar si el país tiene una propia, pues al evolucionar cambian la tasa de infección y posiblemente la enfermedad, “que es lo más grave y lo que tenemos que evitar”, afirma.

El INS ya tiene publicado un mapa de calor sobre las cepas que circulan hoy en día en el país, expone el docente y agrega que se mostrará el progreso de las variantes del virus.

 

En Colombia no se ha identificado, hasta ahora, las variantes de Sudáfrica y del Reino Unido, aunque hace algunos días fue identificada la variante Brazilera. Sin embargo, según el profesor Hernández, “tarde o temprano todas llegarán”, por lo que es importante estar alerta e investigar oportunamente.

Para hacer la vigilancia genómica fue necesaria la capacitación y la unificación de protocolos con el INS, donde tres profesionales del Laboratorio se instruyeron con el objetivo llevar a cabo esta tarea de manera óptima.

 

“Lo importante es ser partícipes de la iniciativa, dar una mano y aportar en las secuencias que se van descubriendo a medida que hacemos la vigilancia. En particular, vamos a ser el centro de la región antioqueña y las muestras del departamento van a llegar directamente al Laboratorio”, explica.

En la primera semana de Febrero, el laboratorio de la UNAL ha secuenciado 24 muestras previamente seleccionadas con criterios determinados por el INS.

Redactado por: Agencia de noticias UN