Unibagué y pobladores se unirán en un proceso de construcción narrativa a partir del patrimonio, que recibió aval de financiación de Minciencias.

Unibagué y pobladores se unirán en un proceso de construcción narrativa a partir del patrimonio, que recibió aval de financiación de Minciencias.
Integrar todo el potencial biocultural y arqueológico de la vereda Alto de Toche y preservarlo para las nuevas generaciones, de la mano de sus habitantes, es el propósito central de un proyecto en el que ya están trabajando tres investigadores de la Universidad de Ibagué.

Con el trabajo liderado por los docentes César Augusto Velandia Silva, Lida Marcela Franco Pérez y Eduardo Peñaloza Kairuz se busca potencializar la riqueza de este territorio adscrito al corregimiento Toche, en el occidente de la Capital Musical, limítrofe con Cajamarca.

Será todo un engranaje de saberes ancestrales y procesos científicos, orientado a “integrar ese conocimiento del geopatrimonio y la dimensión arqueológica en un discurso para desarrollar con la gente”, destacó Velandia, líder del grupo de investigación Rastro Urbano.

A través de la memoria expositiva (fotografías, mapas, textos, rutas, áreas, recorridos y corredores) se busca, de esta manera, sembrar la semilla para un centro de interpretación, con el que se beneficien tanto la comunidad como los practicantes de turismo científico de Alto de Toche.

Con el aval de Minciencias

Este proyecto tiene el aval financiero de Minciencias, tras haber ganado la convocatoria de propuestas en la categoría Actividades de ciencia, tecnología e innovación en proyectos de turismo científico de naturaleza regional que aprovechan sosteniblemente los activos bioculturales en los territorios.

Es un territorio rico en virtudes, entre ellas vestigios de la cultura indígena y la imponencia del volcán Cerro Machín, y que está poblado, además de al menos 20 familias, por centenares de orquídeas, mariposas, aves y mamíferos. Armonizar, gestionar y divulgar esta riqueza es un trabajo que ya tiene su ruta trazada.

El proyecto, que será ejecutado durante 2022, está inscrito en los focos estratégicos de la Misión de Sabios Biotecnología, Bioeconomía y Medio Ambiente, e Industrias Creativas y Culturales.

Intervendrán como actores fundamentales, además del equipo de los grupos Rastro Urbano y Naturatu, el arqueólogo Jhony Carvajal Fernández, la Asociación Tolimense de Ornitología (Anthocephala) y la Junta de Acción Comunal de la vereda.

“Uno se sorprende al ver cómo la gente en el Tolima está muy organizada y entre todos los colectivos ambientales se puede generar conocimiento con ellos. Esto se puede reproducir en otras partes del departamento donde también hay alta biodiversidad”, puntualizó Velandia.

Redactado por: Universidad de Ibagué
Mayor información: comunicacioninstitucional@unibague.edu.co