APOYO DE ASCUN A LOS PROCESOS DE ALFABETIZACIÓN EN EL PAÍS

APOYO DE ASCUN A LOS PROCESOS DE ALFABETIZACIÓN EN EL PAÍS
El aprendizaje de los adultos es un proceso cognitivo interno, que se desarrolla a partir de las experiencias acumuladas, las situaciones del contexto... (Unesco 2016)

Según la Unesco (2016), “el aprendizaje y la educación de adultos constituye un pilar fundamental de una sociedad del aprendizaje y para la creación de comunidades, ciudades y regiones que fomenten la cultura del aprendizaje a lo largo de la vida y lo revitalicen en el ámbito de las familias, las comunidades y en otros espacios, así como en el lugar de trabajo”.

La Ley General de Educación, Ley 115 de 1994, en su artículo 1, establece que la educación “es un proceso de formación permanente, personal, cultural y social que se fundamenta en una concepción integral de la persona humana, de su dignidad, de sus derechos y de sus deberes”. En este sentido, la educación de adultos puede ofrecerse en dos escenarios: la educación formal de adultos y la educación para el trabajo y el desarrollo humano; ambas responden a la formación en competencias básicas, competencias ciudadanas y para el trabajo, lo cual posibilita la participación ciudadana, el goce efectivo de sus derechos, el mejoramiento de la calidad de vida, las prácticas de convivencia pacífica, el acceso a la información, la formación en artes y oficios, entre otras.

Sin embargo, el goce efectivo del derecho a la educación ha sido una dificultad para un importante número de personas en el país. La proyección realizada por la Gran Encuesta Integrada de Hogares (DANE 2015) señala que la tasa de analfabetismo nacional es de 5,35% representados en 1.865.000 personas iletradas (23 ciudades de Colombia). Por su parte, el Censo Nacional Agropecuario realizado por el DANE en 2014, indica que en 155 municipios del país el 13,8% del total se concentra el 50% de la población iletrada, y que en algunos departamentos superan los promedios nacionales.
La Encuesta SABE (2016) identificó que cerca del 16,5% de las personas mayores de 60 años no había aprobado ningún nivel educativo. El analfabetismo en las personas mayores aumenta a medida que la edad es mayor; las personas que tienen entre 60 y 64 años presentan una tasa de analfabetismo del 10,4%, para los mayores de 85 años, la superación del analfabetismo sigue constituyendo un serio desafío, en mayor grado para la población rural, los grupos étnicos, las personas mayores, las personas con discapacidad, las personas afectadas por el conflicto armado y por el desplazamiento forzado.

En respuesta a estas condiciones, el país ha iniciado varias campañas para erradicar el analfabetismo. Desde mediados del siglo XX, se inicia con el Programa Simón Bolívar del año 78, le sigue la campaña Camina y Aprendemos 1982-1986. También se recuerdan el bachillerato por radio de los años ochenta a través de Radio Sutatenza. El Plan Cuatrienal, es la primera iniciativa del MEN por crear un subsistema de educción popular para jóvenes y adultos (Acción Educativa Cultural 1986-1990). Con la Constitución Política de 1991, inicia un nuevo proceso que garantizan el derecho a la educación de jóvenes y adultos en el país (Ley General de Educación – Decreto 1075 de 2015, antes Decreto 3011 de 1997).
 
Los pasos que se dieron en estos años, permitieron el nacimiento en 2012 de Programa Nacional de Alfabetización y Educación de Jóvenes y Adultos (EPJA) empleando modelos educativos flexibles para realizar la alfabetización ciclo 1. Con ello se busca una formación que comprometa, además del aprendizaje en las áreas del conocimiento establecidas en el currículo y en los planes de estudio, la atención integral de acuerdo con las características particulares de esta población relacionada con: la edad, el sexo, el nivel educativo alcanzado, el desarrollo cognitivo, la situación de discapacidad, la pertenencia étnica, el contexto socio cultural y otras características diferenciales.
 
ASCUN y el apoyo a los procesos de Alfabetización
 
Después de establecido el programa de alfabetización en el país, empezaron a proliferar modelos educativos como iniciativas privadas, los cuales han sido autorizados por el MEN. Sin embargo, el Ministerio no contaba con un Modelo propio que estuviera al servicio de las secretarias de educación y de los entes territoriales.
 
Por ello, en 2015 ASCUN inicia un proceso de acompañamiento al MEN para diseñar un Moldeo propio y la vinculación de las Universidades a las actividades de alfabetización.
               
Durante 2015, se diseñó el Modelo Educativo Flexible PACES (Propuesta de aprendizaje para cambiar entornos sociales) el cual está orientando a garantizar el derecho a la educación básica formal a personas del sector rural y a víctimas del conflicto. En 2017 ASCUN suscribió un nuevo convenio para hacer una prueba piloto del Modelo en varios Municipios de Cundinamarca.

El Modelo PACES que hoy está al servicio de las regiones y el país, se presenta como una propuesta curricular innovadora, se desarrolla a través de una metáfora de un viaje, en el cual las personas jóvenes y adultas inician un recorrido en las prácticas de la lectura, la oralidad y la escritura. En el viaje se hacen visibles los aprendizajes previos como saberes y experiencias; los cuales se alimentan de las distintas áreas del conocimiento. Tiene a las artes como una estrategia para la reconstrucción del tejido social de la población víctima del conflicto y transversalmente se desarrolla en un ambiente de emprendimiento social.
El Modelo esta estructurado en 8 Unidades de aprendizaje (Travesías), 8 Cuadernos de trabajo (Cuaderno de Viaje), tiene tres Manuales y un documento sobre emprendimiento (Viaje por el Emprendimiento). Una característica es que las áreas de aprendizaje no se desarrollan como unidades aisladas, si no que se articulan en cada Travesía a partir de los saberes y experiencias de los estudiantes.

De otra parte, en el proceso de vinculación de las Universidades al proceso de alfabetización ha tenido 2 momentos. El primero en 2015, en el cual se hizo una prueba piloto para que los estudiantes de práctica y servicio social de los programas de licenciatura participaran como formadores con el Modelo A crecer. En este proceso se alfabetizaron cerca de 6.000 personas en Cauca, Boyacá, Tolima y en él participaron más de 12 IES de la región, particularmente, la Universidad del Cauca, Universidad de Tolima y la UPTC y las Universidad de Boyacá.

El segundo momento fue en la prueba piloto del Modelo PACES, en el cual se alfabetizaron a cerca de 500 personas en 8 municipios de Cundinamarca y en Corabastos en Bogotá, se destaca en este trabajo, el proceso de alfabetización en el centro de reclusión de Ubaté y los cargueros en Corabastos.  En esta actividad, se vincularon a 27 estudiantes de práctica de las Universidades de Cundinamarca, U. Pedagógica de Colombia y la Fundación Universitaria Minuto de Dios.

Este trabajo conjunto entre el MEN, ASCUN y las Universidades abre un espacio para garantizar el acceso de las personas más vulnerables a la educación y un campo de práctica de las Universidades en la región.



Si desea conocer más acerca del Modelo Flexible PACES puede consultar la página de Colombia aprende: http://www.colombiaaprende.edu.co/es/educacionadultos/106501 en este sitio puede descargar los documentos de Modelo y los Lineamientos sobre la educación para jóvenes y adultos preparado por el MEN con el apoyo de ASCUN.

Si desea más información, puede consultar al correo cramirez@ascun.org.co
 
Preparó Carlos A. Ramírez